viernes, 31 de diciembre de 2010

Para el 2011...

Mis deseos para el año 2011:

1- La Paz en el Mundo.
2- Salir de la crisis.
3- Poder afrontar los retos que se me presentan.
4- Virgencita, virgencita, que me quede como estoy. El 2010 ha sido un año genial y me siento muy agradecida.
5- Que Vetusta Morla saquen, por fin, un nuevo album.Aquí os dejo la canción: Los buenos.

Y con esto, un café con leche y un bizcocho (mini panettone), me despido hasta el año que viene.

Salud y felicidad para todo el mundo!

jueves, 23 de diciembre de 2010

Batiburrillo de actividades navideñas

Me voy a marcar un jueves presumido con todas las cosillas que hemos ido haciendo durante´estos días en casa.

Ya comenté en una entrada que andaba copiando el Belén de fieltro de    Broches y diretes. Ella lo sorteaba, pero sabiendo de mi suerte en los sorteos, me puse manos a la obra. Aún me faltan los tres Reyes Magos, pero tengo tiempo, o no.


Por otro lado, ya es invierno. A través del blog de Tania recordé los tradicionales copos de nieve que suelen adornar la puerta de la habitación de Laia durante la estación. Aprovechamos un material que venía en una vajilla de Ikea para separar los platos, es como un foam finito, muy antiecológico y tal, pero así le hemos dado otro uso durante un tiempo.


Otro de los "grandes" proyectos ha sido elaborar adornos de pasta de sal para el cole de Teo. Hicimos muchos, pero a la hora de pintarlos nos ha costado mucho. Vamos, como que acabé ayer por la noche para que se los llevara Laia a su cole para regalar a sus compañeros. Se han pasado el adviento en la cocina, pero ya les hemos dado salida :) .




Laia quería hacer una corona de adviento especial. Pusimos la vela e hizo una base con cartulina y papel de aluminio. Quería adornar esta base con hojas y frutos, pero un día por el otro... hace unas semanas le dieron en la biblioteca este Nacimiento de papel y encontró la forma de acabar su centro de mesa.


También nos ha invadido la fiebre por las galletas decoradas, tan manzanil. Yo no me veía capacitada para tal empresa. De hecho un día probé a hacer una receta y quedaron unos grumos que no cogía consistencia de masa ni por casualidad. Pero luego volví a la única receta de galletas que me ha salido en la vida, y la verdad es que han quedado muy ricas. Y la decoración, en plan sencillo, mucho más fácil de lo que pensaba, hasta Teo se animó a decorar. En el cole de Teo fueron visto y no visto. En el de Laia, si superan la normativa (no se puede comer nada casero, pero la profe ha dicho que cómo no se las van a comer), ya me contará Laia en un ratito.


También quedamos con unos amigos para montar una casa de jengibre. Ejem... primero la decoramos y luego se nos ocurrió unirla... no, no, no. Primero mejor se monta  y luego se decora. Pero como la idea era que cada uno se llevara una parte, nos ahorramos un paso.

Estas navidades hemos tenido que quitar el árbol. Daba pena, el pobre, todas las bolas por el suelo. Y el Nacimiento de Playmobil, que este año comparte muebles con la casa, es de lo poco que sobrevive, en alto.



Y aquí mi "castorcillo" y la Virgen María. Felices fiestas a todos!!!!!

lunes, 20 de diciembre de 2010

Una carta

Hoy era el último día de clase de uno de los cursos en los que me he metido este trimestre y hemos hecho una actividad que me ha gustado mucho. Nos hemos escrito una carta, cada uno a sí mismo, explicando cómo había influido en nuestra vida el curso, cómo habían sido estos tres últimos meses y cómo nos vemos en seis meses.  Al finalizar, hemos metido la carta en un sobre y los profes se han comprometido a enviarnósla por correos en seis meses. Así que en seis meses tendré una visita mía desde el pasado, o desde ahora estoy viajando al futuro para reencontrarme con la que seré.

La verdad es que han sido tres meses muy intensos, de muchos cambios, de muchos avances. El mismo día que comencé el curso del que hablo (del que me quedan ya sólo las prácticas) iniciaba también su andadura Insela. Después de mucho trabajo, comenzaron a llegar alumnos, poquitos, pero suficientes como para liarnos la manta a la cabeza y embarcarnos en la aventura formativa. Hemos trabajado mucho para que los cursos salieran adelante, que gustaran y que la gente aprendiera. Los que formamos Insela somos muy autocríticos y sabemos que a pesar de las buenas valoraciones que ha habido tenemos mucho camino por recorrer hasta conseguir impartir la formación tal y como queremos, hay mucho por trabajar y pulir. Pero siempre es motivante que la gente quede contenta.

Ha sido un trimestre lleno de actividad. Además de preparar los cursos on line en Insela, de recibir el curso mencionado y otros dos que ya comenté por aquí hace tiempo con motivo de abandonar uno de ellos, he impartido de forma presencial un módulo dentro de un curso para informadores juveniles.  A veces la gente me preguntaba, ¿qué tal el curso? y primero me tenía que situar si como alumna, como formadora, como coordinadora y centrarme en el curso al que se podían estar refiriendo. Han sido meses de trabajar casi todos los fines de semana, de sacar horas de debajo de las piedras y de dejar de hacer muchas actividades con mi familia, que ha estado todo el timpo ahí ,apoyándome mucho. Meses de aprender (reaprender) a organizarme y crecer a nivel profesional. .

Hoy finaliza esta etapa, de la que me siento feliz porque salvo poder salir de fines de semana en familia, he podido ir tejiendo con casi todos los hilos. Y casi sin respiro y sin aviso comienza otra. Mañana empiezo a trabajar fuera de casa, durante 6 meses. Insela es un proyecto en el que tengo mucha ilusión a medio-largo plazo, pero también necesito pagar facturas. Así que vuelvo a estar en el tren de: trabajar fuera de casa, promocionar los cursos,  esperar la resolución de un proyecto que presenté y realizar las prácticas del curso en el que me han hecho escribirme una carta que me llegará en seis meses, justo cuando acabe esta etapa que comienza ahora. Una de las ideas que he escrito es la necesidad de seguir recordando, siempre, lo más importante.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Talleres en familia 9: Preparando la fiesta de Navidad


Esta tarde hemos preparado el atrezzo de la fiesta de Navidad. Mientas los padres que van a representar una pequeña obra de teatro que ha escrito una madre, aprovechaban para ensayar, los menos dotados para la actuación hemos preparado los cetros y coronas de los Reyes Magos.

Laia ha colaborado muchísimo en todo el proceso de elaboración de los cetros. Como ella dice, a su cole van los de verdad, y como aquí vienen unos de "pega" pues que tengan buenos complementos al menos.

Teo por su parte ha asistido a los ensayos y ha pintado un super cuadro rojo a dos pinceles que se ha fundido completamente con la mesa. Pena no haber hecho una foto :)




No hay lugar como el hogar para la educación sexual

Como casi siempre, vía Sole de entrecomadres, un documento que no he leído, pero que si ella recomienda, lo guardo para cuando tenga un rato. Es un buen tocho que va desde los tres años a la adolescencia.

No hay lugar como el hogar para la educación sexual

jueves, 9 de diciembre de 2010

Talleres en familia 8: Turrón, adornos, villancicos - La Navidad

Hoy en el taller hemos disfrutado mucho. Para empezar, no había un bizcocho casero para acompañar el café, no, había dos! Qué ricos estaban.

La primera actividad ha sido hacer turrón "casero", con chocolate deshecho, un tetra brick cortado, frutos secos,  y elementos de decoración varios.

Umm, yo andaba un poco preocupada porque no quiero que Teo tome frutos secos hasta más tarde, por el riesgo de aspiración, pero no se ha interesado por ellos como algo comestible. Entre Laia y Teo han puesto una primera capa de chocolate (qué rico!!), han añadido frutos secos y segunda capa de chocolate, esta vez blanco. Luego Laia ha puesto virutitas de colores para adornar. Creo que irá a la nevera y luego ya repartirán.


Después han sacado el árbol y montones de adornos que durante años han ido llevando los padres o haciendo allí. Un festival de colores. Teo ha puesto una bola en el árbol. Todo un logro, porque en casa se dedica a quitarlas :) . Luego ha estado jugando, pero ya había cumplido. Laia entusiasmada colocando de todo.


Y finalmente, reparto de panderetas y  festival de villancicos. Creo que nunca había cantado tantos, con tanta gente. Muy divertido.

También hoy hemos ido a la biblioteca, había cuentacuentos. La historia principal giraba en relación a La Cebra Camila. A Laia le ha gustado tanto la representación que  al llegar a casa ha utilizado a Winnie como cebra para representar el cuento. A Teo ni fú ni fa. A ratos seguía el cuento, pero la tónica ha sido de pulular por la biblioteca.




miércoles, 8 de diciembre de 2010

Mobbing, segunda parte

Contaba hace tiempo mi historia en una empresa papelera... y comentaba que era la primera de dos situaciones en las que he sufrido mobbing. La segunda tuvo lugar hace ya más de dos años y voy a ver si cuento algo, aunque sea de forma rápida (aunque laaarrga, porque menudo culebrón). Siento las faltas de ortografía, hay partes escritas en la época en la que las tildes de mi pc estaban en huelga y aunque lo he repasado, seguro que han quedado varias sin poner. Pero así (casi) cierro esta página para siempre, que ya toca.

Después de tener a Laia me incorporé a una empresa que se dedicaba a la formación y a vender test psicotécnicos. Fue una gran experiencia porque me aportó de nuevo confianza en mí misma para trabajar, el ambiente era bueno y el jefe una gran persona. El problema era que me pagaban por navegar por internet, realmente no había trabajo para mí. Y una vez recobrada mi confianza en mí, me apetecía hacer algo más que forear en horas laborales. Así que busqué "de lo mío" sin saber aún qué significaba eso, y lo que encontré fue un puesto de técnico de formación en una ONG que es una red de entidades trabajando por el empleo. Se dedican a orientar y a acompañar a personas desempleadas con especiales dificultades en el acceso al mundo laboral, así como a dar formación a profesionales que se dedican a la intervención sociolaboral. Además, por aquella época abogaban por el empleo digno y daban ejemplo desde casa, con un convenio colectivo que no estaba nada mal, dentro del sector social. Tenían varias medidas de conciliación personal-profesional muy interesantes. Los compañeros eran super majos (aunque aún pesaba la experiencia en la papelera y tampoco me emocioné mucho al principio), el horario genial, cerca de casa... ¿qué más podía pedir? trabajo. A nivel profesional sentí que de verdad daba un gran paso, que aprendía mucho de mi compañera de departamento, que comenzaba a desarrollarme. Teníamos bastante libertad a la hora de crear cursos, de presentarnos a convocatorias, de proponer, de innovar... en fin, que de nuevo se produjo un idilio con mi trabajo. Los primeros 10 meses fueron muy positivos y guardo un recuerdo maravilloso de ellos.

Pero como todo no puede ser perfecto, en la junta directiva de la asociación se habían producido muchos cambios durante estos 10 meses. La verdad es que yo viví bastante al margen de toda la movida política que había, tan entusiasmada que estaba con mi trabajo. Se me escapaban los motivos de tantas rencillas entre las asociaciones que formaban la entidad. Mi resumen era que querían cotas de poder, pero vamos, no me enteraba de la misa la mitad. Cuando llevaba 10 meses, justo unos minutos antes irnos a celebrar la comida de Navidad, nos comunican a mi compi y a mí que nuestro contrato finaliza en 15 días, que hay mucho movimiento interno, que ya veremos si seguimos. Y con esas, nos vamos a comer todos juntos. Resulta que sí, que llega el 1 de enero y podemos seguir trabajando, aunque el contrato yo no lo veo hasta varias semanas después. Se me entrega un contrato sin datos de salario, duración, que formalmente no era el que había tenido hasta entonces... pero ya han pasado varias semanas (yo diría que más de un mes y medio) y lo firmo, sabiendo que con semejante metedura de pata da igual qué tipo de contrato firme, ya era indefinida. Ese era un tema que no me preocupaba, porque yo de buenas siempre me ha dado igual ser temporal, de hecho me he ido de varios trabajos siendo indefinida, pero es un dato que meses después traerá cola a raíz de una inspección. En su momento pensé que con tanto lío político pues bueno, no había mala fe por su parte, simplemente desorganización. Y yo a las buenas, pues soy muy buena. Además, sigo allí, trabajando, aprendiendo...

Pero por esas fechas comienza una campaña de acoso y derribo a todo el personal de la entidad. Estábamos en varias oficinas, pero es cierto que sólo fui consciente en su momento de lo que pasaba en la nuestra. Y visto a posteriori es como si hubiesen hecho un dibujo y hubiesen señalado por dónde comenzar y por dónde acabar, en plan estrategia militar. Comenzaron por la zona más alejada a formación. La gente iba cayendo como churros, pidiendo excedencias para ver si en un tiempo las aguas volvían a su cauce ya que se había entrado en una dinámica que pensaban que las asociaciones miembro no consentirían. El sistema fue ir presionando, meter en equívocos a los trabajadores forzando sus errores, proponiendo traslados que eran rechazados (existe un caso de alguien que dijo que si y rápidamente le dijeron que dijera que no, que iba a ser la guerra, que negociaban la indemnización)… Poco a poco las sillas fueron quedando vacías en la oficina. Con los trabajadores de la entidad que estaban en otros centros de trabajo también fue sucediendo algo parecido pero no llegué a enterarme bien. En unos meses, cuando ya no quedaba nadie del departamento de comunicación, que era el que estaba más cerca de nosotras, comenzamos a ver las garras de la bestia. Para entonces yo estaba embarazada.

Para empezar, nos dijeron que también nos ocupábamos de las tareas del departamento de comunicación, pero sin decirnos cuáles eras esas tareas. Por contacto con las compañeras conocíamos algunas de las cosas que hacían (redactar y editar una revista, preparar congresos y eventos varios…) pero no sabíamos frecuencias ni cómo hacerlo, y nadie nos informó. Fuimos lanzadas a ese departamento sabiendo que nos caerían broncas por no cumplir el trabajo ya que no sabíamos qué trabajo había que hacer, a pesar de insistir varias veces en que nos hicieran al menos una definición de tareas a realizar. Fueron constantes los emails cercando nuestro trabajo, quitándonos autonomía, cuestionando cada paso que dábamos. La situación llego a un punto que nos sentíamos perdidas, inseguras, asfixiadas y sobrepasadas. Pero al mismo tiempo queríamos sacar adelante el trabajo. Se celebraba el 20 aniversario de la entidad, con eventos varios y no queríamos entorpecer el trabajo. Pero era imposible trabajar de aquella manera. Lo bueno es que cogió en temporada de vacaciones en los cursos. Es una época de revisión evaluación y mejoras, y bueno, pudimos centrarnos en la comunicación, aunque mal. Cuando comenzaron los cursos fue el caos, porque era imposible realizar todas las tareas y menos de la forma como se quería abordar. En octubre pedimos una reunión con nuestro supervisor de junta directiva, que no trabajaba en nuestro centro. Hablamos de planificar el primer semestre del 2009, de mi sustitución, que habría que poner un anuncio para buscar a alguien antes de irme para formarla, intentamos clarificar las funciones de cada uno para intentar trabajar bien, realizamos una propuesta de definición de tareas que aseguró que revisaría. Nunca lo hizo, claro.

Retrocedo un poco y vuelvo al verano. Justo antes de irme de vacaciones tuve mi primera crisis de ansiedad. Mis compañeras estaban de vacaciones y el supervisor, jugó al escondite conmigo. No me dejaba decidir, pero tampoco decidía una cosa, hasta que casi se nos pasa el plazo, me hizo quedar de incompetente y yo exploté. Después de las vacaciones,  tuve mas crisis, unas más fuertes y otras más flojas. Cuando veía que me venia intentaba relajarme, me las cortaba… tras la reunión de octubre volvimos muy animadas al trabajo. Pensábamos que íbamos a poder conseguir trabajar. Al cabo de una semana, vuelta a lo mismo. Yo seguía con ansiedad  y ya me planteaba cogerme una baja porque en esos momentos tenía contracciones. La doctora me lo propuso. Pero preferí coger vacaciones para ver si mejoraba. Justo antes de cogerlas, me vienen con la historia de que ha habido una inspección y que mi contrato esta siendo revisado. Tenia que firmar un papel con las funciones que yo estaba llevando a cabo para que cuadraran con  el contrato. No ponía ni el 10% de las cosas que hacía y le dije que no iba a firmar eso porque era mentira, y más ahora que estaba haciendo cosas de comunicación (de buenas, de verdad que soy buena, pero en ese ambiente, pues no me daba la gana de agachar más la cabeza) . Salí de allí con ansiedad  y contracciones y me cogí la baja directamente. El presidente, que pensaba que estaba de vacaciones  quiso reunirse conmigo. Yo sabía que iba a ver a un tío duro, así que seguí el consejo de unas amigas, el estar más o menos presente, pero que sus palabras no me entrasen demasiado, que me concentrara en respirar y en hacer los tan necesarios ejercicios de Kegel para desviar la atención de él. La reunión fue de libro de mafioso. En ella me amenaza directamente con tenerme sentada en una silla sin hacer nada el tiempo que sea necesario, que mis días en la entidad van a ser muy duros, que quizás me tengan de tour por los diferentes centros de la entidad... soltó muchas barbaridades por su boca, llegó a ponerse agresivo, pero llegados a un punto, me centré en mis ejercicios perineales y desconecté para evitar la ansiedad. El momento de la despedida fue divertido, porque al pensar él que yo estaba de vacaciones y no de baja, estaba ya diciendo una frase en plan "cuando vuelvas de las vacaciones te vas a enterar" y creo que hasta sonreí al decirle que no estaba de vacaciones, sino de baja. Nunca olvidaré su cara :)

Después me mantengo alejada de todo lo que sigue ocurriendo allí, que es mucho, ya que tanto la doctora de la Seguridad Social como la de la Mutua del trabajo me dicen que desconecte totalmente porque los culebrones que allí se están produciendo me hacen bastante daño. En parte me da pena, porque sé que varios compañeros pasaron por situaciones muy complicadas y yo estaba a por uvas.

Al llegar el 31 de diciembre me dan de baja de la Seguridad Social, pero no me dicen nada, me entero porque me olía alguna jugada del estilo y estoy al tanto de mi vida laboral. Demanda, eso de despedir a alguien y no avisarle siquiera para que vaya a firmar está muy feo. Me vuelven a dar de alta, y tal cual me lo comunican, empieza el parto de Teo. Lo que es la tensión, hasta entonces estaba en un limbo legal que me hubiese dificultado bastante la burrocracia posterior a un nacimiento. Después de la baja por maternidad no me encuentro con ánimos de enfrentarme a ellos aún. Sabía que me iban o a tener sentada en una silla o a enviar a algún centro en otra provincia, que iba a ser un pulso duro y que Teo era muy pequeño para tener a una madre desquiciada, así que me pido una excedencia para ganar algo de tiempo. Al finalizar la excedencia me envían a La Coruña, nada más y nada menos. Vuelta a demandar porque ellos alegan que me desplazan y no me trasladan (una argucia legal), con lo que no tendría más remedio que aceptar. Pero no cuela, aquello era un traslado y no me tengo que mover de Madrid. Con eso llegamos a un despido por causas objetivas. Pero ni con esas se quedan tranquilos. Me dan mal de baja en la Seguridad Social, y no quieren rectificar. Como me deniegan el paro por esa pifiada de ellos,  tengo que llamar a Inspección de Trabajo para que aclare el asunto. Seis meses más tarde, consigo cerrar el caso, cobrar la prestación por desempleo y ver cómo les multan.

Después de esta larga y rocambolesca historia, perdí la fe totalmente en el trabajo por cuenta ajena. A día de hoy, si recibo un email por cuestiones laborales en un tono mínimamente "aséptico", me pongo a la defensiva y mi corazón palpita con fuerza. Pero eso ya es otra historia para otro día de diván.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Tartas con fondant




Creo que ya es una etapa finalizada (aunque nunca digas de este agua no beberé, o de este fondant no comeré), pero aprovecho una pregunta de una amiga para hacer un repasito por mi aventura con las tartas decoradas con fondant.

Todo comenzó hace año y medio, cuando Laia me dijo que quería como tarta la calabaza de cenicienta. Suerte que tengo a las manzanas y de repente desatamos la fiebre del fondant.

En este post recopilé toda la búsqueda por internet, con enlaces a vídeos con tutoriales paso a paso y demás.

Lo primero que me llamó la atención es la de blogs que hay dedicadas a temas de repostería. Tanta gente compartiendo ideas, técnicas y creatividad...

Yo siempre (vaya, las tres veces que me he puesto a decorar con fondant) he utilizado el bizcocho MSC (Madeira Spoon Cake). Sugarmur tiene varias recetas de este bizcocho:


Una vez tenemos el bizcocho (teñido, con sabores o sin... al gusto, vamos), lo podemos congelar envuelto en papel film y descongelarlo el día del montaje. Así no va una agobiada.

Necesitamos el fondant, que se puede hacer con nubes, por ejemplo, o comprarlo. A mí el comprado no me gusta. Este año hice la tarta de Ariel con el comprado y es mucho más empalagoso que el hecho con nubes. Para hacer el fondant de nubes, me cogí un tutorial del blogolosas. En realidad, la chica de blogolosas hizo un tutorial en un post enorrrme de mundorecetas y ahora no encuentro ni la entrada original. Así que remito a donde yo lo copié:

2. Fondant de nubes. Yo lo hacía con la panificadora, mucho más limpio el tema.



3. Y ahora a decorar. Ya es cuestión de echarle imaginación. Aquí, todas las ideas de estos blogs que comparten creaciones vienen de fábula, aunque luego las tartas quedan con toque de novata, claro :) .  Hay que ponerle "pegamento" al bizcocho: Almíbar , nocilla, leche condensada...  Luego estirar el fondant y darle forma. Ahora que buscaba cómo hacer el almíbar, he dado con "El post" sobre dudas con esta técnica. Es que realmente la Mur, vale un potosí. Ahí va: Relleno y cubiertas de una tarta fondant.

Espero que esta recopilación de enlaces pueda ser de utilidad :) . Todo es ponerse.


viernes, 3 de diciembre de 2010

Uno entre cien mil

Guzmán es un amigo de Laia y de Teo al que hace unas semanas  diagnosticaron Leucemia linfonosequé. Una de esas noticias que te dejan en estado de shock durante semanas. Se va a curar, claro que sí, en ningún momento he pensado en otra opción y cuando sea mayor ésta será una anécdota en su vida. Pero es cierto que la enfermedad ha cambiado de golpe, sin avisar, de un modo absoluto, la vida de él y de su familia. Nuevas rutinas, nueva y provisional habitación, quimio, batas verdes por doquier...

Tiene una familia maravillosa que le arropa y un círculo de amigos muy especial, al que me siento muy orgullosa de pertenecer. Son una familia muy especial, que desprende luz y vitalidad. Eva ha puesto en pausa su blog, pero Jose ha abierto uno, Uno entre cien mil, dedicado a esta etapa de Guzmán, como lugar donde concentrar todos nuestros pensamientos positivos, energía, oraciones... cada uno lo que pueda aportar. En concreto hay una iniciativa para conectar todo ese sentimiento que nos genera Guzmán a tantas personas, a la misma hora, el mismo día. Guzmán está  en nuestros corazones todos los días, le tenemos muy presente, pero los viernes, a las 22:30 de la noche, vamos a pensar todos en él, a imaginarlo al final de este proceso de curación, venciendo a la leucemia linfonosequé. He pedido permiso a Jose para poner en mi lista de blogs el suyo, y me ha comentado que podía poner la foto con el enlace a los viernes de Guzmán. De esta forma quiero extender este mensaje a todas las personas que siguen este blog.

Mi primer recuerdo de Guzmán es de cuando tenía unos 8 ó 9 meses y era un bebé rollizo, dulce y sonriente. Mi último recuerdo es del sábado pasado y es el de  un niño igual de sonriente, que irradia felicidad y dulzura por los cuatro costados, a pesar del cansancio y de la enfermedad. Mis nenes, los dos, le quieren mucho. Teo empezó a jugar a los trenes al volver de las vacaciones que compartimos con Guzmán y su familia, tras verle jugar día tras día con uno de esos circuitos Brio que había en la casa donde estuvimos. Y cada mañana me pide la canción de Thomas acordándose de su amigo. Laia se acerca a él con ese aire maternal y cariñoso, tan de ella, y juegan, y charlan, y le cuida. El sábado pasado, día en el que fuimos a visitarle, se despertó con la voz de Guzmán como eco de alguno de sus sueños. El sueño de que muy pronto todo esto forme parte del pasado.

jueves, 2 de diciembre de 2010

talleres en familia 7: Tarjetas de Navidad

Hoy en el taller le hemos dado a la cartulina, rotuladores, pinturas, purpurina y pegatinas para hacer unas estupendas tarjetas para felicitar la Navidad. Laia estaba muy animada y ha hecho un par. Teo le ha dado al pincel de lo lindo. Creo que ha sido el taller en el que más tiempo han estado pendientes de la actividad.  






miércoles, 1 de diciembre de 2010

Más calendarios de adviento



Me gusta mucho en estas fechas la creatividad que fluye por los blogs, las nuevas ideas que se generan estos días de espera.

En casa no somos religiosos, pero es cierto que desde que nació Laia hemos vuelto un poco a la infancia y a la ilusión de la Navidad. Da para tantas cosas, con la llegada del invierno, el nacimiento de Jesús... A Laia le tiene fascinada la historia de Jesús, tanto, que este verano leímos muchas páginas de una Biblia infantil que nos dejó mi sobrina.

Supongo que como en muchas casas hacemos unas navidades eclécticas, cogiendo de aquí y de allí lo que nos parece. Me gusta el espíritu de recogimiento, de espera, de poner al día los valores que durante todo el año también están.

El año pasado hicimos un centro con una vela en vez de las cuatro velas de adviento, aunque luego tampoco la encendimos demasiado... a ver este año.

Me encantan los calendarios de adviento, sobre todo los artesanales. Nosotros tenemos dos, de fieltro, que utilizamos cada año. Este año el de las bolsitas lo he puesto fuera del alcance de Teo, que está invadido por el espíritu destroyer. Cada día ponemos algo, que puede ser una tarjeta con alguna frase bonita o significativa, alguna propuesta de actividad o manualidad, alguna chuche (aquí estamos limitados porque a Laia no le gustan las chuches, sólo gusanitos y desde hace unas semanas es fan de los chicles de fresa) o algún regalito pequeño (ayer puse un niño Jesús hecho de fieltro, inspirado copiado en la página Broches dimes y diretes)... en fin, son días diferentes al resto del año.

Todo esto era para decir que voy a ir poniendo aquí los calendarios de adviento "virtuales" que me encuentre, como el de la Fundación Josep Carreras y el que puse ayer de Intercultura y cocina

Actualizaciones:

Activity Mom, con ideas para imprimir, vía Tania :)
Calendarios interactivos, una mina! vía chelucana. Uno de ellos me sirve para una de las peticiones de Laia para el adviento, conocer historias sobre la Navidad.

martes, 30 de noviembre de 2010

domingo, 28 de noviembre de 2010

La bella durmiente. El musical

Hace unos días fuimos a ver este espectáculo de La Maquineta, en el teatro Galileo, que nos gustó mucho. La verdad es que es una pena el folleto publicitario, un tanto kitch, ya que no hace justicia a lo que luego se ve en el escenario. Todavía seguimos tarareando algunas de las canciones.




Siempre me ha llamado la atención de este cuento:

- Que si la maldición no pasa hasta que la princesa tiene 16 años, se la lleven al bosque y la escondan durante toda su infancia.
- Que justo el día que cumple 16 años, el día de la maldición, el día de más peligro de su vida... la lleven al palacio.

En fin

De esta versión, una de las cosas que me  gustó es que el príncipe, que es un poco chuleta, se lo tiene que currar, no vale con ser príncipe y guapo para que las chicas caigan rendidas a sus pies. (al final cae, claro, si no no sería un cuento clásico)

jueves, 25 de noviembre de 2010

Talleres en familia 6: reunión - "charla educativa"

Hoy en los talleres hemos tenido reunión. Los niños han estado jugando y nos han puesto un vídeo de varios momentos en clase. La verdad es que ha sido genial verles en la asamblea y pintar una castaña con pan rallado. Nos lo hemos pasado muy bien en plan espectadores.

Luego nos han comentado que vamos a tener tres sesiones con una pediatra que va a venir a hablar de educación.  Nos han preguntado qué temas nos interesaban para trasladarle las consultas. Me parece muy interesante que no venga con un programa, sino que parta de las solicitudes de los propios padres. Han dejado caer como idea el tema de límites. Yo he comentado, que siendo pediatra, a mí me resultaría interesante que viniese a hablar de temas de salud. Y hemos entrado en una especie de círculo vicioso. Se agradece tener un espacio de consultorio (encima gratuito). Pero estamos en lo de siempre: viene un profesional (en este caso de la rama sanitaria) a dar la charla sobre cómo educar a tus hijos.  Y bueno, ya he hablado varias veces del tema, así que no me voy a repetir en esta visión tan, aparentemente, extraña que tengo sobre el tema.

Sí que añado, porque en el fondo me molesta ponerme como a la defensiva ante estas charlas y "escuelas de padres", que para sacarme esta espina, estoy pensando en ese espacio al que yo iría. Y claro, me sale un lugar de encuentro de familias, un lugar de reflexión, de compartir experiencias y donde la persona que lleve el grupo sea facilitadora de procesos de crecimiento y aprendizaje, pero que parta del propio grupo como fuente de conocimientos. Un sitio donde no se de "la charla". Y como algunas personas me lo habían sugerido, aunque yo siempre he pensado que zapatero a tus zapatos (aunque en los zapatos de la formación que tengo cabe este campo), y que mucha gente lo que quiere precisamente son pautas claras, ahora que tengo que realizar unas prácticas, estoy aprovechando para elaborar (y probablemente impartir) un proyecto de lo que a mí me gustaría encontrarme. Algo tipo a los grupos del Ginnot. Quién sabe, igual en un par de meses, esta que despotrica tanto de las escuelas de padres, está llevando (o tratando de llevar) por unas semanas un grupo. Bueno, ahí lo dejo de momento.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Kandinsky, estudio de color con cuadrados, analizado por Teo


En casa tenemos una lámina de este cuadro de Kandinsky, estudio de color con cuadrados. A Teo le gusta mirarla y hoy me he dado cuenta de que lo estaba comentando. Básicamente su análisis del cuadro es el siguiente: 

- Mandarina, melocotón, teta, manzana, kiwi, limón y "atas" (quizás patata)



sábado, 20 de noviembre de 2010

Thomas de fieltro


Hacía tiempo que no me ponía a hacer nada con fieltro, cosas del verano. La idea de este "poster" la saqué de esta mochila, aunque en cuanto cosí la boca ya ví que iba a tener que optar por algo alternativo porque lo mío no es coser. Ha quedado algo guarrete por las prisas, pero bueno, igual cuando acabe de secar desaparecen las manchas.

Me releo y desde luego, menuda "autopromoción". En fin, que está hecho con el corazón, y es lo que importa.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Cuentos alrededor de los dos años


Hace tiempo que quería hacer una lista con los cuentos que más le gustan a Teo, ahora que tiene casi 22 meses. Cada niño es un mundo. A Laia le llamaban más la atención quizás otro tipo de cuentos (por ejemplo, los de imágenes sin más, tipo diccionario visual, no le entusiasmaron mucho en general, siempre fue de historias; en cambio a Teo le gusta mucho mirar imágenes). Pero quizás pueda servir para dar ideas a alguien con nenes de edad similar.

Pongo la lista sin orden lógico, según ha ido cogiendo en un rato de lectura y según he ido viendo en la librería o por el suelo... porque por más que tratamos de recoger los cuentos, se pasan el día en el sofá, en el suelo. Los recojes y a los cinco segundos vuelven a estar desparramados... ains, con lo que yo era para el cuidado de los cuentos... de muchos ya he hablado en la sección cuentos, pero no recuerdo exactamente de cuáles :)

Los enlaces a veces van a tiendas, otras a páginas de editoriales, otras a Youtube y una vez remiten aquí mismo (poniendo el título en gúguel, el tercer resultado ha sido este blog!!). La idea es que aparezcan imágenes de las portadas.

- Mis cien primeras palabras, editorial beascoa


- Ardilla tiene hambre, de Satoshi Kitamura, editorial Anaya

- Pato tiene sueño, de Satoshi Kitamura, editorial Anaya

- Este no es mi monstruo, Usborne

- Buenas noches luna, Corimbo

- Cosas que me gustan, de Anthony Browne. La edición que tenemos es mexicana, de editorial Efe

- Serie Barbapapá, Coco books

- Serie Teo, Timunmas. Tenemos toda la colección de El país

- Los de Caillou. Tenemos de editorial Everest, con mucha letra, pero hay otros de cartón. A él le gusta mirarlos, básicamente.

- Bumba y Baya, la jirafa. Edelvives

- Bumba y Gorko, el cocodrilo. Edelvives

- Esta no es mi muñeca, usborne

- ¿Dónde está teddy?, Corimbo

- Los catálogos de Adolfo Dominguez infantiles que los editaban en forma de cuento :)
- Brown Bear, Brown Bear What do You See?

- El camaleón camaleónico, kókinos

- La pequeña oruga glotona, kókinos

- La mariquita gruñona, Kókinos

- ¿A qué sabe la luna?, kalandraka

- Los de Lupe, SM

- Los de Pocoyó con ventanas. Timunmas.

- Los de Maisy que vamos cogiendo de la biblioteca

- Hoy ha descubierto a Elmer

- El meu primer llibre d’animalets, RBA, la magrana

- Juga amb els animals, editorial estrella polar

- El pollo pepe, SM

- Sorpresa! Los colores, editorial Bruño

- ¡Cuac! ¡Cuac!, editorial timunmas. (en la foto le está diciendo algo a la oreja al perro que aparece en el cuento)

- Mini diccionario de bebés: las crías de los animales, la vida de los bebés, los colores… Panini

Y uno que le trae loco, pero que hay que tratar con muuucho cuidado es:

- Alicia en el país de las maravillas, edición espectacular de Kókinos

jueves, 18 de noviembre de 2010

Talleres en familia 5: pintando camisetas / cuenta cuentos


Hoy la tarde ha sido completita. Primero hemos ido al taller en el cole de Teo y hemos pintado camisetas. Bueno, yo no he llevado camisetas porque no he encontrado ninguna susceptible de ser pintada (que fuese lisa y preferiblemente blanca... tenemos cierta tendencia a camisetas "cantonas" en casa). Pero he recordado cuando hicimos una camiseta para el día del padre en casa de María y he llevado una sábana vieja, que ya estábamos utilizando para pintar con rotuladores de tela. La idea era pintar algo y luego en casa ya recortaremos y coseremos en una camiseta.

Han llevado plantillas que la verdad han resultado muy útiles. Eran cartoncillos agujereados, que han facilitado mucho el trabajo. Han quedado camisetas preciosas, cada una en su estilo, todas muy artísticas.

Al salir he recordado el cuentacuentos de la bilioteca, Mi diario, y allí que nos hemos ido. El mes pasado acabé un poco saturada de subir y bajar las escaleras con un Teo muy poco interesado, así que iba con pocas expectativas. Para mi sorpresa, ha estado más o menos atento todo el rato. Digo más o menos porque también iba mirando cuentos infantiles que tenía al alcance, en plan multitarea. La verdad es que todos los niños se lo han pasado tan bien que se ha ido la cuentacuentos y se han quedado todos esperando más. Además, ha tenido el detalle de darles una tarjeta y estaban los nenes tan contentos con el regalo. Y como colofón, en la biblio les han regalado un libro recopilatorio de un concurso de relatos infantiles. Laia ha llegado a casa con ganas de escribir un diario, inventando historias basadas en lo que veía en el libro que le han regalado.

Y la tarjeta me permite hacerles publicidad: Frantxa Arraiza, Marcela cela en la representación, viene de la Sala cuartapared . 





domingo, 14 de noviembre de 2010

De cursos

Llevo unos meses de cursillista, atareada a más no poder.

Como comentaba el otro día, uno de los cursos en los que estoy como alumna es el de Formación de formadores. El curso no podría ser mejor. La calidad de los formadores es estupenda, pero además, los alumnos estamos creando lazos que espero que nos lleven a proyectos futuros. Es un curso que me está haciendo ordenar muchos conocimientos que tenía aquí y allá, dándole estructura a todo esto de la formación. Para mí, y mi familia, ha supuesto un esfuerzo poder seguir la parte presencial (es semi presencial) ya que he tenido sesiones durante las tardes de octubre y dos salidas de fin de semana a la Sierra. Pero todo ese esfuerzo siento que está valiendo la pena. Ahora me queda la parte on line y las prácticas, y mi nivel de motivación está que se sale.

Como contrapartida a todo lo que estoy recibiendo en este curso, mi exigencia hacia el resto de cursos en los que estoy ha aumentado.

El segundo de los cursos es de redes sociales aplicadas a la educación. Si no fuera por el curso anterior, quizás sería un curso que me hubiese enganchado. Ahora mismo estoy en un estado de ni fú ni fa. Aprendo cosas, a corto plazo me va a ser muy útil, pero sin más.

Y el tercero de los cursos lo abandoné el viernes. Es de fotografía y se desarrolla en el centro cultural. Para empezar, siempre me ha llamado la atención que en los cursos y talleres del centro cultural no haya disponible un programa, para saber qué esperar del curso. Como son baratos, pues hay siempre demanda. Y nos apuntamos un poco a ciegas. En mi caso con muy buena voluntad. Yo quería un curso para sacar partido a mi cámara y hacer fotos chulas. Me encontré con un curso de photoshop que incluía alguna explicación sobre fotografía. Vale, acepté pulpo como animal de compañía y traté de mantener una actitud positiva. Pero me ha resultado muy difícil. No entiendo que si tienes 15 personas en clase no trates de ver qué necesidades y expectativas trae cada una. No cuesta nada (¿una hora en un curso que dura todo un año?) que la gente se presente, darles voz,  que se conozcan, que surja grupo. Para mí es algo tan básico el dejar de ver a una masa de alumnos y poder ver a cada uno de ellos de forma individual, permitir la creación de lazos... Y claro, ya comenzamos con mal pie. Y siguió la cosa saliendo de cada sesión con la sensación de  "qué porquería de cámara tengo, necesito una más nueva, "más mejor", más de todo". Vamos, en vez de a un curso parecía que asistía a una sesión publicitaria. Y ya se me fue cruzando el formador. Reconozco que no me gusta la chuleria, que la llevo mal, y eso ha ayudado a que mi buen talante como alumna se haya esfumado. No hemos conectado. Así que empecé a sopesar el esfuerzo que para mí, y mi familia, supone que yo asista a un curso y lo que recibía a cambio y la balanza se ha decantado. Para que me dicten apuntes a toda prisa, me compro un libro de photoshop (o entro en youtube, por ejemplo) y aprendo a mi ritmo cosas que para mí sean significativas .  Este curso ha perdido a la mitad de sus alumnos en un mes y medio... a mí me daría que pensar, pero está claro que hay  formadores a los que con llegar, soltar el rollo, marcharse y que le paguen, es más que suficiente.

Juer, si ni siquiera tengo photoshop en casa, ¡yo soy de GIMP! (que es otro tema, ¿No sería genial que, desde las administraciones, se fomentara el uso de software libre?)

jueves, 11 de noviembre de 2010

Talleres en familia 4: Móviles de otoño


 Hoy hemos vuelto al cole de Teo y hemos hecho entre los tres el móvil que se ve en la foto de arriba. Teníamos pinturas, lanas, limpiapipas, trocitos de papel, lana, ceras... y hojas, piñas,  ramas, castañas, troncos... por otro lado. Y de la mezcla de todo han salido móviles muy bonitos, que adornarán el cole este otoño.

Teo ha pintado un par de piñas y luego se ha ido a jugar con la lana. Laia se ha aplicado mucho con su hoja y la ha pintado de colores muy bonitos.

Libros

Estoy haciendo un curso de Formación de formadores. Este fin de semana tuvimos clase y como siempre, comentamos muchos recursos, bibliografía y demás. Al ojear los tres primeros libros que cito a continuación, pensé en el blog y en compartir la bibliografía, sobre todo pensando en mamis homeschoolers. La educación formal creo que debería nutrirse de iniciativas como las que siguen, del ámbito no formal (y viceversa).

El cuarto título me lo han recomendado para diseñar, teniendo en cuenta las competencias, tan de moda. 

Salvo el tercer título, que es un libro muy antiguo y que al tenerlo en mis manos recordé haberlo utilizado para unos cursos hace la friolera de 15 años, el resto de enlaces van a google books, con lo que se puede echar un buen vistazo. Es una pena que el de Técnicas participativas para la educación popular no esté, porque es muy curioso, está realizado como si fuese un cómic, muy visual y práctico. Es uno de esos libros que ya están agotados y son reliquias, aunque editorial popular lo ha editado de nuevo.

La construcción de procesos formativos en educación no formal, Varios autores, Editorial Narcea

EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE EN EDUCACIÓN NO FORMAL. Recursos prácticos para el profesorado, José Luis Pulgar, Editorial Narcea 

Técnicas participativas para la educación popular , AA.VV, Editorial Popular

Planificar la formación con calidad - 2005, de Jordi López Camps, editorial EPISE Colección Gestión de calidad.


 

jueves, 4 de noviembre de 2010

Talleres en familia 2 y 3: Máscaras y pan

La semana pasada en los talleres tocaba pintar con chocolate, pero como llevábamos semanas pintando, decidieron, aprovechando Hallowen, hacer máscaras. Dibujamos, recortamos y decoramos brujas, calabazas, etc. Laia disfrutó mucho pero Teo estuvo más por jugar a la pelota.

Al salir de allí pasamos por la biblioteca y nos encontramos que había cuentacuentos de miedo y posteriormente también habían preparado un taller de máscaras. En este caso sólo había que pintar y recortar.

Así que volvimos a casa con unas 6 máscaras. :)

Esta semana en el taller hemos trabajado con masa. Harina, agua y pintura. Los niños han estado muy entretenidos amasando. Las madres hemos hecho figuritas y han jugado. Mientras nosotros trabajábamos con la masa de "pega", una de las monitoras ha hecho masa de pan. Después le han dado forma a unos bollitos que nos hemos repartido para hornear en casa y que se convierta en el desayuno de mañana. ummm, tienen una pinta!!!

Primer cuento leído (casi casi) por Laia

¡Y está taaaaannn contenta!!!

Todavía, claro, hay letras que no sabe hilar del todo, donde hay "en", de primeras dice "ne", pero con tesón lo ha acabado.

Este cuento forma parte de una serie de cuentos que compré en el caprabo, super baratos. Digo yo que eran tan baratos porque engañan un poco (entiendo que fue una errata y pasaron a la sección saldos). La portada está escrita con letra cursiva (ligada) y dentro no. Tienen pictogramas y en su día lo pasamos bien poniendo las pegatinas de cada pictograma.

Un pequeño paso para la humanidad, pero tan grande para mi niña!!!

Leo mis primeras palabras, editorial Todolibro

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Una petición de firmas

Pinchando en el título podéis ver la carta que estamos intentando enviar firmada por el máximo número de personas.

Vamos, que harán lo que les de la gana, pero por pedir...

Gracias!!


Educacion
Han actuado
0 personas
Nos faltan
0 firmas


Actúa ahora


Tu nombre
Tu apellido
Tu correo-e
Cód. Postal