miércoles, 4 de marzo de 2009

Reflexiones sobre el Método Estivill


Este artículo, publicado en la página web de Crianza Natural, resume bastante bien lo que pienso sobre este tema. Aunque en realidad, mi razonamiento es bastante más simple y va más encaminado en la línea de Carlos González cuando en su libro Bésame mucho comenta sobre el método que puede ser que funcionen, pero que "hay cosas que simplemente no se hacen". En mi caso, que soy muy humilde y no me gusta decirle a los demás lo que tienen que hacer con sus hijos, mi opinión sobre los métodos de adiestramiento es que "hay cosas que, simplemente, no hago".
Por cierto, el día antes de nacer Teo conocí a Rosa Jové, quien me pareció muy afable. Me tocó la tripa, así que espero que Teo venga bendecido en el asunto del dormir. De momento, mejor que queremos.


La imagen es de Patricia Metola, cuyo blog hacía tiempo que no visitaba y donde hay nuevas y preciosas ilustraciones.


-----------------------------------------------------------


Rosa Jové, psicóloga clínica y psicopediatra, expone en este artículo sus reflexiones y opiniones sobre el conocido Método Estivill para enseñar a dormir a los niños.

1. No estoy en contra del método. Simplemente quiero lo mismo que se les pide a otros métodos o fármacos; es decir, que alguien me demuestre que no son perjudiciales para la salud.

De momento no hay ningún estudio que demuestre que a los niños que se les ha aplicado este método no tengan secuelas psicológicas de mayores. En cambio hay estudios científicos importantes (Spitz, Harlow, Bolwby, Mckenna,....) sobre lo perjudicial que es dejar llorar a los niños, no consolarlos, dejarlos solos etc...

El día que me demuestren que no es perjudicial para la salud quizás lo recomiende, mientras tanto......no.

2. No estoy en contra del método. Simplemente quiero que me demuestren lo que dicen.

No hay en todo el libro de Estivill una nota bibliográfica de ningún estudio y de ningún autor que avalen sus palabras. Me enseñaron en la universidad que todo trabajo científico debe ir acompañado de estudios y citas que avalen lo que uno dice; en caso contrario, no es ciencia, sino periodismo. Por cierto.....¿por qué un hombre de “ciencia”, como Estivill, elige a una periodista, como Silvia de Béjar, para escribir su libro?

El día que me demuestren lo que dicen quizás lo recomiende, mientras tanto....no.

3.No estoy en contra del método. Simplemente quiero que me demuestren que sirve para solucionar los problemas del sueño.

Estivill dice en el prólogo de su libro que funciona en el 96% de los casos (sin citar ningún estudio que avale sus palabras, ¡claro!). En cambio en el capítulo VI cita que hay problemas que no tiene solución como las pesadillas (45% de niños), el sonambulismo (15%), etc... A ver, repasemos matemáticas. Si del 100% de niños con problemas de sueño (donde se supone que incluye a los de las pesadillas) el 96% se “curan” con el método, pero el 45% del 100% no pueden ser curados...... hay algo en esta suma que me falla. O me sobran niños o me faltan curaciones.

¿Qué pasa? Pues que Estivill no tiene la solución para los verdaderos problemas del sueño. Solo trata esos casos leves de niños que tienen necesidad de sus padres para dormir (cosa que se cura sola con el tiempo). Lo único que les “enseña” a los niños con su método es a darse cuenta de que nadie les hará caso y, por lo tanto, a la larga aprenden a no quejarse más. Muchos ni siquiera se duermen enseguida, sino que se quedan quietos en silencio.

El día que me demuestren que sirve para solucionar los problemas del sueño quizás lo recomiende, mientras tanto....no.

4. No estoy en contra del método. Simplemente creo, como hacemos la mayoría de profesionales de la salud, que ante un diagnóstico es de elección el tratamiento menos agresivo para la persona.

Ante un niño que todavía necesita dormir en compañía o que le duerman, hay muchas cosas que funcionan, entre ellas el mecerlos, el dormir acompañados o el dejar pasar el tiempo. La mayoría de problemas se resuelven solos, y ¡total! si el método es tan bueno, funcionará igual a los pocos meses que a los 3 años (época en la que se suelen solucionar gran parte de los problemas). ¿Por qué empezar con el que hará sufrir más a nuestro hijo?

El día que me demuestren que es el único método que funciona en estos casos (o el menos agresivo) quizás lo recomiende, mientras tanto......no.

5.No estoy en contra del método. Simplemente me pregunto ¿qué método?

Desde Valman hasta Estivill conozco varios autores que se han adjudicado la autoría del método en los últimos 30 años. El que mejor lo ha desarrollado es Ferber (de hecho, menos en España, en todo el mundo a nuestro supuesto método Estivill, le llaman método Ferber). Si tiene la oportunidad de ojear su libro “Solucione los Problemas de Sueño de su Hijo” (Ed. Medici), en la página 91 verá publicado el método “Estivill” 5 años antes de que el primer “Duermete niño” apareciera en el mercado.

¡Ah! ¡Por eso lo escribió una periodista! Estivill simplemente hizo de intermediario: cogió las ideas de Ferber y se las dio a Silvia de Béjar.

El día que me demuestren que el método Estivill no es una estafa quizás lo recomiende, mientras tanto......no.

6. No estoy en contra del método. Simplemente tengo una lista con 10 o 15 preguntas más que me quedan sin contestar.

Soy persona de ciencia (o lo intento) y necesito respuestas antes de hacer llorar a mi hijo.

El día que me den todas las respuestas que necesito quizás lo recomiende, mientras tanto..... intente no creer todo lo que la publicidad dice. Busque, investigue y pregúntese. Sus hijos lo merecen.

6 comentarios:

Chelucana dijo...

¿¡Método qué...!?
"Hay cosas de las que, simplemente, no hablo" ;-)

E. dijo...

Lo había leido hace tiempo, no se dónde...
Está muy bien, Rosa Jové se explica de maravilla.

Meninheira dijo...

Hoy llegué de casualidad al blog de una logopeda española que tenía un post dónde enlazaba a algún sitio para bajarse este método para hacer llorar a los niños. Me dió muchísima pena.

Rose dijo...

Había leído este genial artículo hace tiempo, como también leí el "Duérme niño" cuando estaba embarazade de mi primer hijo, porque me insistieron tanto en que era un libro estupendo, un éxito de ventas, que funcionaba en casi todos los casos, que me dije "a ver de qué va...". Afortunadamente, siendo Rn. recién nacido, un título llamó mi atención en mi librería habitual: "Bésame mucho"... y qué queréis que os diga, cuando no puedo dormir, prefiero un "bésame mucho", que un "duérmete, niña". ¿Por qué mis hijos iban a preferir lo contrario?.
Por cierto, no he leído el libro de Rosa Jové porque no considero que mis hijos tengan problemas de sueño (lo que no significa que duerman solos, calladitos, y cuando a mí me viene bien que lo hagan), pero lo tengo en mente.
Un beso.

Maite dijo...

jaja, chelucana, es que tú no tienes un bebé de un mes y medio ni te preguntarán ya dónde duermen tus hijas, cuántas horas, si le vas a "enseñar" a dormir... para mí era un tema olvidado, que me aburría, y ahora tengo varios textos para subir de nuevo.

Gracias E.

Meninheira, qué pena, sí.

Rose, exacto, sintiendo lo que quisiéramos que nos hicieran a nosotros es imposible dejar llorar a un bebé.

Chelucana dijo...

Maite, no seas mal pensada, que si te lo preguntan ahora es porque el protocolo de la AAP indica que lo correcto es dormir en la misma habitación con los padres hasta, al menos, los seis meses, para evitar el SMSL ;-)

Es verdad, a mí ya nadie me pregunta... Pero ¡¡Qué a gusto hemos dormido esta noche!! JA,JA,JA

Decía que yo no hablo de Esti, ni de aquél, ni de la otra... (no vaya a ser que contribuyamos a aumentar el número de ventas de sus publicaciones pseudoreconvertidas). Pero del sueño infantil, por supuesto.