martes, 4 de noviembre de 2008

Pasta de sal

La semana pasada, en el proxecto semanal del blog de menihera, se proponía hacer alguna actividad con harina. Cada semana hacemos magdalenas, pero la verdad es que aunque llevan harina, L. no manipula mucho la masa (echa los ingredientes, bate un poco con la batidora manual y separa los moldes). Así que decidí probar con la pasta de sal, es decir, agua, harina y sal. Fuimos echando a ojo cantidades pero parece que lo ideal es 3 partes de harina, 1 de agua y una de sal. Disfrutó mucho amasando y luego haciendo "churros" que convertimos en letras y figuras. Ayer estuvo pintando hasta que le pareció que ya era suficiente.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué grande está Laia!! Ya tiene cara de niña.

Un besiño

Chelucana dijo...

Es muy divertido trabajar la pasta de sal. Nosotras decoramos el arbol de navidad el año pasado y lo pasamos muy bien. Espero que te guste :-)
Besos

Maite dijo...

ME ha encantado!!!De hecho, creo que tengo los mismos moldes ya preparados para hacer adornitos :) . hoy he comprado pintura roja y purpurina... a ver qué queda!!Me ha gustado mucho verlo en el blog porque tenía dudas de si pesarían mucho. Ya veo que no. Gracias!