jueves, 19 de febrero de 2009

La comida como recompensa

Alicia, de Entre comadres, ha subido este artículo publicado en la revista consumer , sobre la introducción de recompensas en la alimentación de los niños. Me he acordado de él, ya que ayer mi hija salió con un punto rojo en la mano, "premio" por haberse comido un plátano en el almuerzo. Ella come bastante fruta, le gusta, pero me da rabia que utilicen estos métodos para "motivar".


Hoy se cuestiona la eficacia en la educación alimentaria de los niños de esta estrategia utilizada durante años

"Si te comes la verdura, podrás tomar el postre". Según J. Odgen, catedrática de la Universidad de Surrey en el Reino Unido, "aunque los padres utilizan este método para animar a sus hijos a que coman verduras, las pruebas muestran que esto puede incrementar aún más las preferencias de los niños por el postre, pues el emparejamiento de dos comidas se traduce en que la comida de 'recompensa' se considere más positiva que la de 'acceso' a ella".

Una de las investigaciones realizadas sobre este tema es la que han llevado a cabo expertos británicos de la University of Wales, en Bangor, que concluye que las recompensas alimentarias pueden servir, siempre que el niño no piense "me están ofreciendo un premio por tomar la verdura, luego la verdura debe ser algo intrínsecamente malo".

Cómo manejar los rechazos de la comida

En un entorno como el nuestro en el que se han puesto en marcha programas de salud tan ambiciosos como el de Frutas y verduras: Cinco al día para aumentar el consumo de estos alimentos entre los niños, y donde paradójicamente se dan unas estadísticas de consumo alejadas de esa ingesta recomendada, son los padres y los educadores escolares los que necesitarían una guía basada en la investigación científica, para aprender a manejar el temido rechazo a la comida y a incrementar las preferencias por los vegetales.
El objetivo son los niños, ya que los hábitos alimentarios que se forjan durante los primeros años de vida probablemente se establecerán en la vida del adulto. A los padres les preocupa que sus hijos coman de todo y, sobre todo, frutas y verduras que, por consenso internacional, están clasificadas como alimentos cardiosaludables y protectores de numerosas enfermedades, entre ellas las degenerativas como el cáncer.

Frente a la preocupación y el estrés que se crea cuando un pequeño rechaza de pleno estos nutritivos alimentos se han desarrollado múltiples estrategias caseras que han pasado de la mesa del comedor al laboratorio de los centros de investigación para evaluar su eficacia.

Una de las estrategias más extendidas en su uso es la comida como recompensa: "Si te comes las acelgas podrás tomarte el helado". Otros métodos son los restrictivos: "No puedes comer hamburguesas"; y otros los que animan a la ingesta: "Hay que acabar toda la comida que está en el plato".

Según un artículo publicado en la revista científica "Eating Behaviors", realizado por miembros del Departamento de Psicología de la Yale University, en EE.UU., estas conductas normativas de los padres pueden influenciar los hábitos alimentarios para toda la vida adulta. Según las autoras, es necesaria una investigación más extensa sobre el tema para poder informar a los padres y ofrecerles recomendaciones sobre el uso de la comida en el control de la conducta alimentaria de sus hijos.

Recompensas y recompensas

En la actualidad no hay un consenso entre los diversos estudios realizados sobre la idoneidad o no de ofrecer comida como recompensa en la tarea de educar los hábitos alimentarios de un pequeño. Parece ser que la relación entre las recompensas y la comida es complicada. Según J. Odgen, de la Universidad inglesa de Surrey, "en un estudio en el que se ofreció a unos niños que se tomaran su zumo de frutas preferido, para luego poder acceder a una atractiva zona de juegos, los resultados demostraron que la utilización del zumo como medio para conseguir la recompensa, reducía la preferencia por éste".

En esta misma línea, otros investigadores aducen que este tipo de prácticas puede inducir al niño a comer más verdura o fruta a corto plazo, pero con el tiempo los intentos de control por parte de los padres podrían tener efectos negativos sobre la calidad de la dieta de los niños porque se puede reducir la preferencia por los alimentos que precisamente se quieren introducir. El niño puede pensar que si le premian con un helado por tomarse las acelgas, éstas no deben de ser nada buenas. Sin embargo, en una línea diferente a la expuesta se han publicado otros estudios que han demostrado que según el entorno y el tipo de recompensa se puede conseguir que los niños coman mejor.

Desde la Escuela de Psicología de la University of Wales, en el Reino Unido, han conseguido aumentar las preferencias por los vegetales en niños de entre cuatro y once años, poniéndoles seis videos con sus héroes de ficción disfrutando de deliciosas frutas y verduras y dándoles pequeñas recompensas si comían ellos lo mismo que sus personajes favoritos.

Parece ser que bajo ciertas circunstancias los premios pueden aumentar la disponibilidad para modelar la conducta alimentaria. Por ejemplo, ofrecer recompensas verbales en vez de tangibles, como decir "estoy orgullosa de ti" o "estás aprendiendo mucho", o dar pequeños objetos como pegatinas o un lápiz de colores, podrían tener efectos positivos en el gran escollo de desarrollar el gusto por los alimentos saludables.


ESTIMULAR EL GUSTO POR LO VERDE

El mejor método para estimular la atracción por las espinacas, las peras, las manzanas y las judías es el de la exposición diaria, es decir, ofrecer un plato o una guarnición vegetal cada día en alguna ingesta. Así lo aseguran expertos del Cancer Research UK Health Behavior Unit, del Departamento de Epidemiología y Salud Pública de la University College of London. Según estos investigadores, la invitación repetida a que el niño pruebe una pequeña cantidad de la comida o el alimento que no le gusta y que rechaza, sin poner gran énfasis en la cantidad que coma, es una buena estrategia para promover el gusto por ese alimento o un plato determinado.

La paciencia de los padres ha de ser grande, ya que puede pasar tiempo antes de que el efecto repetición de la exposición al alimento funcione. Muchas personas sucumben en el intento y caen en la tentación de la recompensa, que según los expertos londinenses podría limitar la efectividad de esta técnica. No obstante, apelan también a más investigación que pueda aclarar las ideas a los progenitores y a los educadores en colegios e instituciones.

6 comentarios:

Cris dijo...

Muy intersante! Yo también pienso que no hay que dar dulces y postres como recompensa por nada, ni por comerse frutas ni por portarse bien. Se da una idea errónea. Y también estoy de acuerdo con que hay que familiarizar a los ninyos con las verduras. Una colifor hervida pues claro, no se la van a comer, ni yo tampoco! Pero con unos taquitos de patatas y con tomate y pasado todo por la sartén con un poquitín de aceite de oliva y cebolla pues de repente cambió la cosa y es un plato muy atractivo para todas las edades. Ese es un ejemplo pero así con todo. Sabes en mi casa siempre se comió mucho de lentejas y garbanzos y era lo que había, lo que mi madre no quería que comieramos pues no lo hacía y punto. Cosas como la pasta o cosas así fue mucho más tarde cuando lo probé. Y postres en mi casa ninguno a no ser la típica manzana o platano y el yogur. Y todavía hoy en día relaciono los postres con invitados o con comer fuera :-) Asique me ha parecido muy ilustrativo este artículo, es algo que yo como que tenía en la cabeza y al leerlo me lo ha confirmado. Un saludo!

María Luisina Irusta de Donna dijo...

Que bueno el articulo!
En mi caso, tampoco estoy a favor de recompensar con comida. El apetito no es algo que se "aprenda". Yo lo vivo a diario con mi bebe, que fue operado del estomago cuando nacio y desde entonces (hoy tiene casi un año) todos los meses recibo quejas del pediatra por lo poco que aumenta de peso. Es que no come nadaaa!!!
Toma LA a la fuerza, porque no me quedo otra opcion, la lactancia fracaso por tanto tiempo de separacion... y desde que salio del hospital hasta el dia de hoy, es practicamente TODO biberon. Los solidos no le gustan, y tampoco lo fuerzo. Ya comera cuando tenga hambre.
Estoy de acuerdo en que hay que poner mucha comida SANA en la mesa, para que ellos hagan de comer verduras y frutas un habito, con mi hijo mayor lo hice asi, y aunque es una tortura controlar el tema de los dulces, come la fruta y la verdura con ganas.

En fin, muy bueno. Saludos.

Meninheira dijo...

¿Conoces este blog? http://mami-logopeda.blogspot.com/2009/02/afectividad-y-sistema-inmunitario.html

Maite dijo...

Hola, meninheira, sí, conozco a la mami logopeda gracias a ti, jeje. visito su blog a menudo, es genial!!

Cris, Maria luisa, estoy muy de acuerdo con lo que decís. en el fondo, como decían en el foro de donde saqué el artículo, no es más que un poco de sentido común.

Un abrazo,

maite

Chelucana dijo...

Hasta el rabito la boina de que el comedor escolar sea un espacio educativo también :-( a base de premiar, sancionar, obligar, castigar y dar ejemplo.

Cada día me gusta más tu blog, Maite ;-)

Maite dijo...

jajaja, qué risa lo del rabito la boina!! Muchas gracias, chelucana. Tengo unas ganas de ir a la reunión de la latina...