jueves, 21 de octubre de 2010

Pasando página

Tenemos a Teo pochín, con muchos vómitos y demás. Es curioso que ha estado casi dos días en los que lo único que digería era la leche materna. El resto, lo vomitaba. Suerte que en vez de madre soy una vaca, jeje.

Lo de pasando página viene por ahí. Yo ya comenté que lo que me molesta es la "mala praxis" como periodista, pero me da que las órdenes vienen de arriba. Y que me llamen vaca (como niña pasada de peso que fui, es una palabra que odioooo!!) pero vamos, que más allá de eso, paso de todo. Así que a otra cosa, mariposa.

Y en esas estuvimos ayer. La tarde se avecinaba larga, con Teo colgado de mí, todo pocho, y Laia emocionada y cansada a partes iguales por haber ido al teatro. Así que le propuse hacer ese juguete que proponía Joel, y que me llegó vía Eva y Marvan. Quedó un poco "de aquella manera", pero cumplió su objetivo.



Al cabo de un rato Laia encontró al lado de las canicas (nuestra casa está llegando a unos límites de desorden im-presionantes) algo que hice hace unos días en un curso. No recuerdo el nombre, pero seguro que os trae recuerdos. En el curso lo usamos como una dinámica para presentarnos. Le gustó tanto que le hice uno y estuvo decorándolo con sellos y números un buen rato. Luego jugamos a "conocer qué somos". Por si a alguien no le viene nada al ver la foto, recordar que se juega entre dos. Uno dice un número y la que maneja el papel cuenta mientras abre y cierra. Luego toca decidir qué color, o número o lo que sea nos abre la llave de nuestro destino. Se abre y tenemos respuesta a nuestras preguntas. Recuerdo que en clase lo hacíamos con los nombres de los niños de clase y la pregunta era a quién le gustas. Pero vamos, hay infinidad de posibilidades con este oráculo de papel.





4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que se mejore Teo. Si que me acuerdo de ese juego, me encantaba haccer a mis sobrinos, el enano es aun pequeño, aunque seguro que también se divierte. un beso. Cuti

Annabel dijo...

Que genial lo de las canicas, creo que esta tarde nos vamos a copiar y lo haremos en casa ;-).
El oráculo de papel en Catalunya se llama jugar a "quatre sabaters" y hay hasta una canción para acompañar.
Espero que Teo se mejore. Saludos!

Miss Oxímoron dijo...

hola Maite!
en mi cole al oráculo de papel lo llamábamos sapito :-)

Yo también he pasado página con lo de la vaca, el artículo es taaaan malo que ni me molesté en molestarme cuando lo leí, a raíz de la polémica que en realidad fue lo primero que me llegó.

que se mejore Teo. Alec también anda colgado de mí todo el día...

Maite dijo...

Gracias, cuti. Parece que ya va mejor. A teo ni fú ni fa el invento, pero para laia ha sido un descubrimiento.

quatre sabaters, sapito... veo que hay mogollón de nombres y aplicaciones y sigo sin recordar cómo se llamaba en mi cole.

Gracias!!

ágata, yo creo que teo está con angustia por separación, por "edad" y por las circunstancias que se nos han dado en este último mes, al que ya le queda poco, por fin!!!