domingo, 10 de febrero de 2008

Escuchar a los niños


Precisamente hoy andaba escribiendo sobre las dificultades que tenemos los adultos para aceptar el no de los niños, cuando exigimos que nuestros noes (ya sean transmitidos a través de la palabra no, de otras palabras que positivizan el no, o bien a través de la redirección de comportamientos) sean escuchados y me atrevería a decir que "acatados" (más que nada, sino, empezamos a ver que nos quedamos sin recursos, nos entran los nervios...). Creo que es necesario también aprender a aceptar el No de nuestros hijos, por varios motivos. Pensaba en cómo a veces nuestros hijos nos marcan sus propios límites también. Y eso me llevaba, entre otras conclusiones, a la importancia que tiene escuchar a nuestros hijos para no convertir todo esto en luchas absurdas. Y justamente me ha llegado a través de la lista de El parto es nuestro el enlace a un boletín que se publica en Barcelona, Toc-toc, con un artículo de Laura Gutman. Supongo que el original fue escrito en castellano, pero no lo he localizado en la red. Así que he hecho una de mis traducciones rápidas.


Ilustración de Patricia Metola

--------------------------------------------------------------------------------------------


El problema de los niños “caprichosos”, que “no tienen límites” o que “se portan mal” es un problema falso. En realidad, lo que necesitamos abordar es la discapacidad que tenemos los adultos para comunicarnos con los niños. Por eso necesitamos escucharles, reconocer nuestras propias necesidades y las de ellos, y comunicarnos verbalmente legitimando lo que nos pasa. Entonces podremos buscar acuerdos entre el deseo de uno y el deseo del otro, buscando creativamente una manera de respetarnos.

Siempre me ha llamado la atención que no consideremos necesarios los acuerdos con los niños. Por ejemplo: un niño nos pide que le expliquemos un cuento antes de ira dormir. Le decimos que se tiene que lavar los dientes. Se enfada. Discutimos. Ni se lava los dientes, ni le explicamos el cuento. Por la noche se hace pipí. Todos nos sentimos confundidos y amargados. Una opción posible es tener en cuenta la demanda original, formulada bajo la forma desplazada de explicar un cuento.

Reconocemos que hemos trabajado todo el día, que el niño pequeño nos echa de menos, que quiere un momento de intercambio sólo, que ya no sabe como pedirlo. Aquí los adultos contamos con la palabra mágica: “ah… ¿quieres que te explique un cuento? ¿qué te parece si nos lavamos los dientes?” o bien, “yo también tengo muchas ganas de estar un rato tranquila contigo” o, incluso, podríamos dejar el lavarse los dientes para otro moemtno. Si los niños piden que les expliquemos un cuento, tengámoslo en cuenta! Pactemos teniendo en cuenta lo que ellos necesitan y lo que nosotros los adultos estamos en condiciones de ofrecer: ponerse de acuerdo significa acercar posiciones. Una vez hemos accedido a la petición desplazada, tenemos que ir a buscar la petición original. Esta cuestión requiere un conocimiento genuino sobre las necesidades básicas de los más pequeños. Los adultos solemos considerar que “ya son demasiado mayores para…” creemos que tendrían que hacer lo que sea que aún les resulta difícil como habilidad: jugar solos, no chuparse el dedo, permanecer en fiestas de cumpleaños sin nuestra presencia, dejar el biberón, no interrumpir cuando los mayores hablan, etc. No obstante, los niños que “no hacen caso” generalmente provienen de hogares donde la presencia compresa de los padres es escasa.


En cambio, escuchar a los niños e intentar una comunicación honesta con ellos requiere un mínimo de dedicación: o nos disponemos a buscar un rato largo por el día para alimentar las relaciones afectivas con nuestros hijos o la vida cotidiana se convierte en un infierno de prohibiciones. No hay niños difíciles, hay adultos a los que nos resulta más fácil desplegar nuestra energía y nuestros intereses en otros ámbitos.

Cuando las familias consultan por los “niños que no tienen límites” suelo sugerirles una tarea muy difícil: que se organicen para permanecer 15 minutos al día sentados en el suelo de la habitación de su hijo o hija sin hacer nada. Sólo observándoles y estando disponibles. En la siguiente entrevista que tenemos solemos comentar los resultados. Aunque parezca increíble, casi nadie lo consigue. Porque suena el móvil, o han vuelto tarde de una fiesta de cumpleaños, o han ido a comprar, o se ha enfermado la abuela. De esta forma podemos, al menso, reconocer los obstáculos emocionales que la mayoría de los adultos tenemos para ocuparnos 15 minutos al día exclusivamente para nuestros hijos e hijas. La realidad es que los niños esperan. En la vida cotidiana el instante de “estar con los padres” parece no llegar nunca.

Si por casualidad el niño está entretenido, “aprovechamos” para “huir” a preparar la cena. Entonces el niño interpreta que “cuando estoy tranquilo y juego solo, pierdo a la madre o el padre”. En cambio si molesto “tengo al padre o a la madre”. Cada niño “caprichoso” es en realidad un niño que necesita más padre o madre, necesita un adulto que se pare, que encuentre “un límite” en su vertiginosa forma de actuar. Estamos preocupados por la educación de nuestros hijos e hijas, preguntándonos cómo hacer para que se porten bien, sean amables y educados y puedan vivir según las normas de nuestra sociedad. No obstante, estos “resultados” no dependen tanto de nuestros anhelos, sino de lo que comunicamos genuinamente. Para ello se requiere un trabajo de introspección permanente. No podemos pretender que los niños pequeños expliquen sencillamente aquello que les pase, si no les escuchamos. Tampoco serán capaces de hacerlo si no les explicamos qué nos pasa. Y aún peor, nosotros no sabemos hablar con ellos, porque ni siquiera nos entendemos a nosotros mismos. Pero sólo será posible llegar a acuerdos si tenemos presente el conocimiento y aceptación de aquello que nos sucede a todos. De esta forma será factible experimentar encuentros armoniosos y tiernos. En lugar de hablar “de estos niños que se portan mal”, hay que considerar nuestros modelos de comunicación, la confianza con la que nos dirigimos hacia nuestros niños, la búsqueda de nuestra verdad y el ejercicio de hablar con la verdad personal cada día, a cada instante, con cada uno de los niños. Este entrenamiento requiere valentía , ya que a veces tenemos que deshacernos de modelos antiguos aprendidos en la infancia, que perpetúan autoritarismos, miedos y enorme desconocimiento del alma humana.

En la práctica cotidiana de la escucha constatamos que las “luchas” contra los niños se suavizan, aparece la comprensión y la aceptación de las diferencias y el verdadero sentido personal que tiene para cada uno de nosotros la vida compartida con nuestros hijos e hijas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Maite, precisamente llegué a ese artículo, y al ver que estaba en catalán, lo dejé.

Me lo imprimo.

Besos. Malena.

La de los petonetiños dijo...

Pues otro que me llevo, gracias corazón.

Maite dijo...

Llévate, llévate.

Un abrazote

Yolanda Ávila dijo...

Hola,

muy interesante el artículo, como todos los de Laura Gutman.
Gracias por tu traducción al castellano: ahora el artículo llegará a más gente.
Enhorabuena por tu blog.

Saludos bloggeros, Yolanda.
http://hablemosdelainfancia.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Hola, posteo una oración que me llegó con motivo de la relación de los adultos con los niños. Por favor, si a alguien le interesa, háganla correr sin temor.

ORACIÓN DE UN NIÑO.
Señor, hace un tiempo atrás te pedí que me convirtieras en un televisor, ahora quisiera pedirte nuevamente a ti que eres bueno y proteges a todos los niños de la Tierra , a ti Padre bueno, quiero pedirte un gran favor:
¡CONVIÉRTEME EN UN CELULAR!
*Para que mis padres cuiden de mí, como cuidan a su celular.
*Para que mis padres me miren con el mismo interés con que lo hacen con su celular.
*Quiero sentir sobre mí, la misma preocupación que experimentan mis padres, cuando el celular comienza a fallar.
*Para que cuando vayamos a la plaza me miren con la misma atención con que miran su celular y celebren las gracias que hago en los juegos.
*Para que mis padres canten y hablen conmigo cuando van manejando y se olviden del celular.
*Para que cuando caminamos juntos, mis padres me muestran la belleza del mundo que nos rodea, y me hablen de las maravillas de tu Creación.
*Por último, quisiera ver a mis padres como en los días que no usan su celular; se comunican más , y soy importante para ellos.
Amén.